Renta básica

Entrevista Renta Básica Universal – BcnMes Junio 2016

José Antonio Noguera es profesor de Sociología en la UAB y es uno de los mayores estudiosos de la Renta Básica de nuestro país. Ha sido vicepresidente de la red Renta Básica y, en el último año y medio, ha asesorado a la dirección de Podemos en Madrid. Su postura posibilista y práctica lo ha llevado a recibir críticas de reconocidos defensores de la Renta Básica.

NOCIONES BÁSICAS

¿Qué es la Renta Básica (RB)?
Es muy fácil. La renta básica es un ingreso que se paga incondicionalmente e individualmente a cualquier persona por el mero hecho de ser ciudadano o residente de un país. Por tanto, independientemente de si trabaja o no trabaja e independientemente de cualquier otra renta que pueda tener.

¿Cuál es la diferencia entre la Renta Básica y la Renta Mínima de Inserción?
La renta mínima de inserción es una renta condicionada. Tienes que cumplir unos requisitos tanto de renta (estar por debajo de un determinado umbral) como de conducta (estar dispuesta a reinsertarte laboralmente) para tener derecho a ella.

Con la Renta Básica, ¿qué cantidad de dinero percibiríamos?
Evidentemente no es lo mismo 100 que 800 euros. La definición más aceptada internacionalmente lo deja abierto. Algunos dicen que una RB que valga la pena tener es una renta que te sitúe por encima del umbral de pobreza1, que te dé un mínimo de subsistencia. Pero en principio puede existir con cuantías inferiores.

¿Hay algún lugar del mundo donde esté aplicándose?
Alaska es el único lugar del mundo donde existe algo que podríamos llamar RB, aunque es un dividendo pequeño. Está en torno a 1.800 dólares al año. De los beneficios que las empresas obtienen de la explotación del petróleo del subsuelo dotan un fondo que es público y cuyos intereses se reparten entre toda la población de Alaska.

En una RB, ¿cobra todo el mundo sin importar si eres rico o pobre?
Aquí hay dos escenarios posibles. Por un lado, el caso de Alaska donde más que una Renta Básica lo que tenemos es un dividendo social. El efecto redistributivo no es demasiado alto porque efectivamente lo cobras teniendo la renta que tengas, así que también lo cobran los ricos. Por el otro lado, el escenario más habitual sería una Renta Básica que se financie con los impuestos. Aquí sí que se puede introducir un elemento de mayor progresividad del sistema actual: aquellos que tuvieran una renta por encima de un determinado umbral serían contribuyentes netos, y aunque cobraran una renta básica lo compensarían mediante los impuestos que pagarían; mientras que por debajo de ese punto estarían los beneficiarios netos. La pregunta obvia sería: ¿si luego nos lo van a devolver por qué dárselo? La respuesta es porque es más eficiente desde el punto de vista administrativo y además evitas todos los controles que tienes que establecer en la renta mínima de inserción y por lo tanto evitas ineficiencias y una posible estigmatización. Una RB se podría articular como un impuesto negativo. Todo el mundo haría una declaración de ingresos y si estás por encima de ese umbral pagas y si estás por debajo, cobras.

¿Es propiamente una medida de “izquierdas” o de “derechas”?
No es ni de derechas ni de izquierdas, sino que depende de cómo lo articules. En mi opinión, que no será compartida por muchos defensores de la RB, la propuesta tiene un espíritu más liberal que socialista. La idea de la RB es dar autonomía individual a todo el mundo para hacer lo que le dé la gana. Libertad real, que diría Philippe van Parijs. Más que liberalismo, van Parijs habla de “real libertarians”, la idea de que en una sociedad libre tienes que maximizar la libertad material para hacer lo que quieras.

Por el contrario, el grueso de la tradición obrera socialista es trabajista, productivista, así que esta idea de que se puede vivir sin un trabajo asalariado les suena extraña. La tradición marxista no ha sido muy amigable con la RB. Han estado más ligados al reparto social del trabajo y al trabajo socialmente garantizado. Pero obviamente tiene problemas serios porque supone en primer lugar una intromisión en la vida privada de la gente. ¿Cómo decides qué trabajos asignas a cada cual? Terminarás decidiéndolo autoritariamente. Desde la tradición ortodoxa marxista-soviética esto no es un problema, pero para los que venimos de ideas más libertarias, sí que lo es.

Captura de pantalla 2016-06-26 a las 12.35.03

EL CASO ESPAÑOL

¿Cómo aparece la RB en España?
En España desde finales de los 80 hay algunas personas prestando atención al tema. Es alrededor del año 2000 cuando fundamos, con Daniel Raventós, David Casassas y Rafael Pinilla, la Red Renta Básica, y así sí que se lanza el tema a la agenda pública con altibajos. Hubo un repunte a principios de siglo, porque el entonces ministrable Jordi Sevilla se interesaba por el tema. Recuerdo que algunos miembros del PSOE me decían que cuando ellos estuvieran en el gobierno iban a poner una Renta Básica. No me lo creía entonces, ahora ya menos.

Se rebajó la atención hasta que Podemos introdujo la RB en su programa. Ha habido otro repunte de la discusión pública. Ahora, Podemos lo apoya como horizonte programático, pero lo que hay es el compromiso de no proponer nada en un programa electoral que no se pueda cumplir en una legislatura, como parece obvio. El contexto europeo también es relevante. El gasto adicional que supondría una RB no sería bien visto. Tendríamos que tensar la negociación con la Troika para lograr que nos dejen reducir el déficit a un ritmo inferior al que han impuesto y que nos dejen hacer un tipo de políticas de gasto que no ven con buenos ojos. Pero en eso estamos.

¿Cómo se financiaría en España?
Hay tres fuentes principales en un país como el nuestro. Uno, amortizar todas las prestaciones que caerían por debajo del umbral de la Renta Básica: asistenciales, no contributivas, las rentas mínimas. Dos, amortizar todos los gastos fiscales personales que existen en el IRPF y otros impuestos, las desgravaciones por hijos, etc. Con esto, en España nos daría una renta básica muy bajita, de unos 150 euros al mes. Si queremos una que valga la pena necesitamos algo más y ese algo tendría que ser una subida de impuestos. ¿Qué impuestos? Yo no soy partidario de subir el IRPF, tal y como está la estructura. Habría que subir los impuestos a la gente que cobra 18.000 netos al año, que son algo más que mileuristas. Esto políticamente es inviable y económicamente injusto. Estudios como el de Raventós lo que proponen es esto. Ellos dicen que así el 30% más rico pierde y el 70% más pobre gana. Pero con la estructura del IRPF que tenemos en España, el 30% más rico empieza en 18.000 hasta 20.000 euros al año. Yo creo que se podría tocar el IRPF al 5% de las rentas más altas, a los que ganan 60.000 euros al año. ¿Qué más hay? Recuperar el impuesto de sucesiones y el de patrimonio. Con todo esto todavía no nos da para una Renta Básica Universal.

A día de hoy, en España no es un objetivo alcanzable a corto plazo. El objetivo debe ser la aprobación de programas que vayan en esa dirección. Por eso en el programa de Podemos propusimos una Renta Garantizada, eliminando las condiciones laborales de las Rentas de Inserción y conviertiéndolas en una prestación que cobra todo el mundo, si demuestran que tienen ingresos familiares por debajo del umbral. No es individualizada. Se calcula por hogar con una escala de equivalencia. Yo creo que eso sí que es viable aunque supone un esfuerzo financiero muy importante. Los defensores de la RB me acusan de moderado, y a Podemos nos consideran demasiado prudentes, pero todos los demás nos dicen que es una locura gastarse 15 mil millones en esto. Yo creo que es posible, pero muy ambicioso.

Pero lo que ahora defiende Podemos es una Renta Mínima de Inserción (RMI), no una Renta Básica (RB).
Con una Renta Básica lo que haces es dar a todos para recuperarlo de muchos vía impuestos, con una Renta Garantizada estableces un control para ver quién está por debajo de un umbral y darle sólo a ellos. Al final puede ser muy parecido. La cuestión es dónde pones el umbral a partir del cuál tú eres contribuyente neto o beneficiario neto. Si pones el punto en el mismo sitio, los efectos distributivos serán los mismos. Porque si lo único que tienes que hacer es enviar por una plataforma electrónica una declaración de que no tienes ingresos suficientes y el Estado lo comprueba con sus datos, ¿cuál es la diferencia? No estigmatiza. Es lo mismo que hacer el IRPF. Con una Renta Básica también habría que hacer algo así. Algún control tiene que existir de las dos maneras.

¿Se podría aplicar a una ciudad como Barcelona?
Es difícil que una ciudad en España tenga ingresos propios suficientes para implementar una renta universal. Hay algunas ciudades en Holanda que se lo plantean. En Utrecht, por ejemplo, están haciendo un experimento. Se puede considerar, hacer cálculos, pensar cómo articularlo, pero existen dos problemas prácticos: a) la financiación, como he comentado, y b) cómo lo articulas sin tener las competencias de la Seguridad Social.

Renta básica

RÉPLICA A OBJECIONES HABITUALES

Se desincentivaría la búsqueda de empleo.
Más que un hecho empírico comprobado es un prejuicio ideológico neo-puritano. Quienes implementan los programas de reinserción están siempre preocupados por no dar la imagen de caridad o subvención a los vagos, cuando en realidad debería preocuparles su escasa eficacia. Los datos demuestran todo lo contrario: con un programa menos condicional que establezca controles menos humillantes e imposiciones menos rígidas, la gente se insertaría mejor en el mercado de trabajo. No es cierto que la gente no quiera trabajar, la gente claro que quiere trabajar porque le da ingresos adicionales. La cuestión es qué tipo de trabajos.

Inflacionismo.
Depende de cómo se financie la Renta Básica. Si la financias con los impuestos, por tanto con el dinero en circulación, la inflación no tiene por qué aumentar. El temor aquí es que, como una Renta Básica supondría una distribución hacia los individuos con menores rentas. Estos individuos tienen una propensión marginal al consumo mayor, entonces podría haber un aumento de la inflación. Este argumento siempre se ha utilizado cuando se ha aprobado cualquier prestación social. Cuando se aprobaron las pensiones no contributivas se dijo que aumentaría la inflación y no aumentó. Cuando se aprobaron las Renta Mínimas de Inserción, no aumentó. Soy escéptico.

Dañaría el sistema educativo.
Al final todo depende de las aspiraciones y preferencias. Lo que a mí me dice la sociología de la educación es que las aspiraciones son heredadas de tus padres y tu familia. No vas a conformarte con el nivel de renta de tu familia de origen. Ahora bien, sí que es cierto que en familias más desfavorecidas podríamos tener que establecer algún tipo de incentivo para la formación porque que existe un cierto desincentivo en esos tramos de renta. Hay algunas propuestas de defensores de la Renta Básica que son interesantes: Yannick Vanderborght sugiere que en la mayoría de edad, cuando empiezas a cobrar la Renta Básica, habría que condicionarla a una formación suficiente. Yo podría estar de acuerdo con esto: no condicionar ni a renta ni a conducta laboral, sino a formación. Aquí hemos tenido durante muchos años algo peor que ese desincentivo de la Renta Básica y es el desincentivo del pelotazo del ladrillo. Hay Comunidades Autónomas en las que la enseñanza postobligatoria cayó en picado: ¿quién iba a estudiar ganando 2.000 o 3.000 euros en el ladrillo?

Hay que dar la caña y no el pez.
Eso lo dijo la famosa ministra socialista Matilde Fernández. Yo sigo diciendo lo mismo, demuéstrenmelo con datos. La mayoría de datos que tengo demuestran lo contrario, es decir que cuando sacas a la gente de la pobreza dándole dinero son gente más activa, que se integra más fácilmente en el mercado de trabajo porque no tienen que estar sufriendo a diario por cómo van a pagar las facturas o qué van a comer sus hijos. Yo lo considero una precondición para pescar, por mucho que te den una caña no puedes pescar si estás preocupado porque tus hijos no comen y no hay pescado.

Se produciría un efecto llamada.
¡Que me enseñen datos! Si hay algún ejemplo en Europa que haya generado un efecto llamada notable, yo no lo conozco. Cuando se aprobaron las rentas mínimas de inserción en toda Francia, yo no vi un efecto llamada. En el País Vasco actualmente existe una Renta Garantizada como la que propone Podemos y no vemos grandes columnas migratorias. De hecho, es una de las comunidades con una tasa de inmigración menor. Primero, porque los inmigrantes van donde existen oportunidades de trabajo y, segundo, van donde están sus familiares y amigos. La mayoría de ellos no tienen siquiera información sobre el sistema de prestaciones del país al que llegan. Lo mismo en UK, cuando Blair introdujo una política potente de créditos fiscales para trabajadores con bajos ingresos a finales de los 90, supuso un aumento del gasto social con efectos redistributivos importantes y no hubo efecto llamada.

Fomentaría los mini-jobs.
Hay dos respuestas, una más liberal que es la de decir, si hay una RB, ¿cuál es el problema? Casi es mejor que se desregularice el trabajo. A lo mejor a mí no me apetece trabajar una jornada completa, con un mini-job ya me vale. Si quieres puedes trabajar más horas. Que hubiera una oferta de mini-jobs ya no sería un problema porque no condicionan la subsistencia material. El problema del mini-job es si tienes problemas de subsistencia. La otra respuesta más reguladora, más socialista, más paternalista, sería decir que nada impide que tú tengas una RB y una regulación más garantista del mercado de trabajo.

¿Cómo cambiaría tu vida si mañana se implantara la Renta Básica?
Económicamente a peor porque tendría que pagar más impuestos, en España ahora mismo. Aun así me parece una buena idea y preferiría vivir en esa sociedad.

Texto: Héctor Muniente
Ilustraciones: Iván Cuadros

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *